© 2023 por Consultoría Estratégica. Creado con Wix.com

Please reload

Entradas recientes

La actitud marca la diferencia

January 10, 2018

1/4
Please reload

Entradas destacadas

El estrés, el enemigo de los más competitivos

 

 

Aquellos que  somos competitivos, muy autoexigentes, apegados al trabajo y obsesionados con el éxito somos los más propensos a padecerlo.

 

Hay que tener en cuenta que el estrés es la tensión provocada por situaciones agobiantes, que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos, que a veces pueden ser graves.

 

El estrés se produce, en menor y mayor medida, según la intensidad de un estímulo exterior y la capacidad individual de respuesta ante él. Todo ello dificulta su control como factor de riesgo cardiovascular, ya que depende del individuo el adaptarse a esa situación que le está afectando y cómo la enfrente. 

 

La relación entre el estrés emocional y los eventos coronarios mayores ha sido establecida hace ya mucho tiempo y ha sido instintivamente aceptada. Pero la verificación de esta presunción se ve obstaculizada porque no existe un test científico para cuantificar el grado de estrés emocional. Por ejemplo, se ha demostrado que existe un aumento del riesgo de infarto agudo de miocardio (doble de lo normal) durante las dos horas siguientes a un episodio significativo de alteración emocional. 

 

Ahora bien, no todas las personas se enfrentan a situaciones estresantes de igual forma. Lo que para algunos es una situación estresante para otros puede que no lo sea.  Esto se debe a ciertos factores como la actitud, el estado físico, los tiempos de ocio,...

 

 

Para reducir el estrés, existen técnicas básicas de control emocional para hacerle frente al estrés, y éstas pueden utilizarse antes, durante o después de un acontecimiento estresante.

 

La Respiración Profunda

 

Esta técnica es muy fácil de aplicar y es útil para controlar las reacciones fisiológicas al enfrentar  situaciones emocionalmente intensas.

  • Inspira profundamente mientras cuentas mentalmente hasta 4

  • Mantén la respiración mientras cuentas mentalmente hasta 4

  • Suelta el aire mientras cuentas mentalmente hasta 8

 

Detención del pensamiento

 

Esta técnica se centra en el control del pensamiento y para ponerla en práctica debes seguir los siguientes pasos:

  • Cuando empieces a encontrarte nervioso o alterado, presta atención al tipo de pensamientos que estás teniendo, e identifica todos aquellos con connotaciones negativas (centrados en el fracaso, el odio hacia otras personas, la culpa, etc.)

  • Repite hacia ti mismo “¡Basta!”

  • Sustituye esos pensamientos por otros más positivos.

 

El problema de esta técnica es que se necesita cierta práctica para identificar los pensamientos negativos, así como para darles la vuelta y convertirlos en positivos.

 

 

Relajación muscular

 

Esta técnica  requiere entrenamiento previo siguiendo los siguientes pasos:

  • Siéntate tranquilamente en una posición cómoda. Cierra los ojos.

  • Relaja lentamente todos los músculos de tu cuerpo, empezando con los dedos de los pies y luego haz lo mismo con el resto del cuerpo hasta llegar a los músculos del cuello y la cabeza.

  • Una vez que hayas relajado todos los músculos de tu cuerpo, imagínate en un lugar pacífico y relajante (por ejemplo en una playa). Cualquiera que sea el lugar que elijas, imagina que estás totalmente relajado y despreocupado.

 

Practica este ejercicio tan a menudo como sea posible, al menos una vez al día durante unos 10 minutos en cada ocasión. Si te ha convencido la utilidad del ejercicio, recuerda que debes practicarlo para llegar a automatizar el proceso y conseguir relajarte en unos pocos segundos.

 

Recuerda que sin salud no podrás triunfar, así que cuídate para poder triunfar!!

 

 


Fernando Santa Isabel


______________________________

Mi Twitter

Mi LinkedIn

Mi beBee

Mi página web


El contenido del presente artículo es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico. Toda la información que se ofrece a través de este artículo no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado. Así mismo declino toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags